¿Cómo ser inspector de Trabajo?

¿Te interesa la profesión de inspector de trabajo?

¿Quieres saber de dónde viene y cuáles son los requisitos para trabajar en este campo? ¿Cuáles son los exámenes que dan acceso a estos puestos? Si quieres conocer las respuestas a estas preguntas, has llegado al lugar adecuado, porque el post de hoy las aborda.

¿Cómo surgió la figura del Inspector de Trabajo?

Surgió en 1906, cuando se creó la Inspección de Trabajo para supervisar las leyes de protección laboral en España. Décadas más tarde, el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de España creó el Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social con la Ley nº 30 de 2 de agosto de 1984.

Requisitos académicos y procedimientos para la profesión de Inspector de Trabajo.

Este profesional pertenece al Grupo A1 de la Administración, siendo de las oposiciones mejor pagadas en España y debe tener un título universitario: Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o equivalente. Además de tener la nacionalidad española, debe superar un examen.

Hablemos del proceso de selección general y de los ejercicios para ser inspector de trabajo.
En la prueba de aptitud, tenemos que pasar por un proceso de selección con cuatro fases; si no superamos una fase, no podemos continuar; cada fase es eliminatoria y todas ellas se extienden durante un periodo máximo de nueve meses.

Esta oposición incluye cuatro FASES:

  • Primer ejercicio: un examen escrito con dos partes: la primera parte versa sobre la organización de las administraciones públicas, el derecho de la Unión Europea y el derecho administrativo, y en la segunda parte se puede elegir la prevención de riesgos laborales o el derecho civil, el derecho mercantil, el derecho penal, el derecho fiscal y la economía y la contabilidad.
  • Segundo ejercicio: una exposición oral de un máximo de 50 minutos sobre los siguientes temas: dos sobre derecho laboral, relaciones laborales individuales y colectivas y derecho sindical y dos sobre seguridad social.
  • Tercer ejercicio: prueba escrita de cuatro horas de duración en la que se redacta un ensayo sobre los temas de prevención de riesgos laborales (36 temas) y de inspección y procedimientos laborales (27 temas).
  • Cuarto ejercicio: consta de dos partes. En la primera, se redacta un informe o se resuelve un caso práctico sobre las tareas de la prueba. La segunda consiste en un examen escrito de idiomas: Francés, inglés o alemán.
    Una buena noticia:
    Si apruebas la prueba de acceso, serás nombrado funcionario en prácticas y luego pasarás un proceso de selección. La nota final de este curso se suma a las notas del curso de selección y de la prueba de aptitud.

Conoce aquí las próximas convocatorias para trabajar como Inspector de trabajo.

Funciones y competencias de un inspector de trabajo

El inspector de trabajo debe vigilar el cumplimiento de las leyes laborales y de seguridad social. Por otro lado, debe asesorar en materia de relaciones laborales, empleo, seguridad social y seguridad e higiene en el trabajo, así como en materia de arbitraje y mediación en conflictos colectivos.

Las funciones del inspector de trabajo se pueden resumir básicamente en las siguientes

  • Función preventiva: con el fin de proteger los derechos de los trabajadores y evitar posibles conflictos de intereses entre trabajadores y empresarios, el inspector de trabajo debe velar por el cumplimiento de la normativa vigente. Para ello, centra sus inspecciones en actividades económicas o empresas que puedan ser vulnerables en cuanto a su cumplimiento, actuando antes de que surjan los problemas, proponiendo medidas preventivas y promoviendo la cooperación.
  • Mediación: interviene en la resolución de conflictos individuales o colectivos y trata de evitar la vía judicial.
  • Mejora de la normativa laboral: analiza las lagunas en la aplicación de las disposiciones legales y pone en marcha iniciativas que beneficien a trabajadores y empresarios.
  • Visitas a empresas: una de las principales funciones es verificar las condiciones reales de trabajo en una determinada empresa. Estas visitas pueden ser rutinarias, solicitadas o de emergencia.
  • Negociación, conciliación y mediación: en caso de huelgas y conflictos laborales.

Sabemos que no es un procedimiento fácil por el temario y los exámenes temáticos que hay que superar, pero merece la pena porque, además de ser uno de los puestos mejor pagados de la administración pública (41.000 – 47.000 euros brutos al año), es la clave para mejorar la situación de los trabajadores y las empresas.